Va a haber una recesión, pero no hay nada que temer si estás preparado

El asesor financiero Lucas Noble asegura que una recesión no es necesariamente motivo de pánico y que es algo inevitable que forma parte de los ciclos regulares de una economía.

Lucas Noble: "Recesión va a haber, pero no hay nada que temer si estás preparado"
4 min de lectura

Las tensiones geopolíticas, los desequilibrios en el mercado energético, el persistente aumento de la inflación y el creciente aumento de las tasas de interés han preocupado a muchos inversores y economistas sobre la inminente recesión del 2023.

¡Recibe notificaciones de las últimas noticias, artículos y mucho más!

A medida que los países de todo el mundo van cayendo en desequilibrios financieros uno por uno, las discusiones sobre la duración del ciclo actual de recesión y cuánto tiempo tardaremos en recuperarnos de ella han sido el principal punto de debate entre muchos expertos y profesionales financieros.

“Una recesión no es motivo de pánico”

Sin embargo, según el asesor financiero Lucas Noble, una recesión no es necesariamente motivo de pánico. “Cuando la gente escucha la palabra recesión, no pueden evitar sentir miedo, y no les culpo”, sostiene Noble. “Sin embargo, de una forma u otra, una recesión es algo que va a suceder. Forma parte de los ciclos regulares de una economía”.

Un ciclo económico se refiere al estado fluctuante de una economía basada en el mercado desde periodos de expansión hasta periodos de contracción. Los factores que moldean la economía incluyen las condiciones económicas globales, los balances comerciales, las tasas de inflación y los tipos de cambio.

“La economía pasa por cuatro etapas”, explica Noble. “Aunque lo ideal es que la economía siga expandiéndose, una vez que llega a la segunda etapa (el pico) causa un desequilibrio que solo un periodo de contracción (o lo que llamamos recesión) puede remediar”.

Una contracción suele producirse cuando la economía llega a su pico y continúa hasta la etapa de depresión, después de lo cual la economía se recupera gradualmente. Una vez que se completa un ciclo, comienza de nuevo.

“Llevamos en recesión desde el año pasado”

“Eso es lo que está sucediendo en este momento. Yo argumentaría que llevamos en recesión desde el año pasado, en realidad”, sostiene Noble. “Por supuesto, no hay forma de calcular cuánto tiempo va a durar cada etapa, pero es extremadamente importante que la gente sepa que hay formas de prepararse para las caídas económicas”.

Para los inversores, saber qué factores de riesgo vigilar y cómo posicionar su cartera es crucial para optimizar el rendimiento en un mercado difícil. Una forma de estabilizar tu cartera, por ejemplo, es diversificándola según los objetivos de inversión de cada uno. En cuanto a los riesgos, estudiar el mercado y prestar atención a sus oscilaciones puede proporcionar a los inversores un colchón para suavizar el golpe una vez que se establezca la recesión.

“Las altas tasas de interés y la inflación son grandes contribuyentes a la actual recesión”, dice Noble. “La inflación es algo inevitable, pero hay formas de superarla”.

Según Noble, mantener la exposición a acciones, o más bien reducir la exposición a acciones volátiles y aumentar las tenencias de efectivo, es una forma de protegerse contra la inflación. Además, la recesión no implica necesariamente perder dinero, sino el hecho de que las acciones están bajando.

“Tienen que volver a subir”, enfatiza Lucas Noble. “El problema ocurre si alguien retira su dinero mientras están a la baja”.

“La clave es no dejar que el miedo te impida invertir en tu futuro”

Los inversores más jóvenes tienden a entrar en pánico cuando la economía entra en su etapa de contracción, y a muchos les falta tiempo para vender sus acciones. Por otro lado, los inversores experimentados aconsejan que los periodos de caída del mercado son el mejor momento para seguir invirtiendo y expandiendo tu cartera.

“Es una oportunidad para comprar acciones a un precio más bajo”, explica Noble. “Esto significa que potencialmente puedes obtener un mayor retorno de inversión una vez que el mercado se recupere”.

Sin embargo, es razonable que uno se preocupe al enfrentarse a posibles pérdidas. En lugar de sucumbir al miedo, la mejor estrategia para cualquier inversor sería mantener el rumbo y ser consistente con la cantidad de dinero invertido aplicando estrategias como el promedio de coste en dólares que ayudan a la gente a invertir de manera sensata en un mercado a la baja.

Como concluye Noble, “Con la preparación y la estrategia adecuadas y siguiendo su plan financiero, los inversores pueden resistir la tormenta e incluso encontrar muchas oportunidades de crecimiento. La clave es no dejar que el miedo te impida invertir en tu futuro”.

Lee también: “Ninguna moneda podrá sustituir al dólar si se incumple la deuda nacional”