9 conclusiones tras la represión de las acciones chinas en EE.UU.

Mostramos varias conclusiones para los inversores tras la represión de las acciones chinas que cotizan en EE.UU.

9 conclusiones tras la represión de las acciones chinas en EE.UU.
3 min de lectura

La reciente represión de China contra DiDi Global Inc – ADR (NYSE:DIDI) y otras acciones tecnológicas chinas que cotizan en EE.UU. ha perjudicado significativamente a los ADR chinos y ha generado mucho desconcierto entre los inversores, que ya no saben qué pueden esperar.

Tras cuatro años de vientos en contra con motivo de la guerra comercial del presidente Donald Trump con China, ahora el Partido Comunista Chino (PCCh) parece ser la mayor amenaza para las acciones chinas que cotizan en Estados Unidos.

Una gran represión

Michael Li, analista de Bank of America, ha señalado que una nueva declaración de la Comisión Reguladora de Valores de China (CSRC) indica que el país asiático revisará próximamente las reglas sobre las cotizaciones de empresas chinas en el extranjero.

“Creemos que la principal perjudicada será la cotización de ADR durante los próximos 6-12 meses y que también se verá afectada la cotización secundaria/conversión/inversión en capital privado/protección de datos”, explicó Li el jueves.

Los cambios podrían tener implicaciones tanto para las nuevas OPI chinas como para las acciones chinas que cotizan actualmente en las principales bolsas de EE.UU., como Alibaba Group Holding Ltd – ADR (NYSE:BABA), Baidu Inc ADR Class A (NASDAQ:BIDU) y Pinduoduo Inc – ADR (NASDAQ:PDD).

Qué se puede esperar

En su nota, Li enumeraba nueve implicaciones de la represión china que los inversores deben conocer:

  1. Esperar menos cotizaciones nuevas de ADR chinos durante los próximos 2-4 trimestres.
  2. Las nuevas regulaciones sobre el proceso de cotización en el extranjero para las empresas chinas deberían publicarse a finales de 2021.
  3. Las grandes empresas chinas de Internet que tienen datos que pudieran considerarse com amenaza para la seguridad nacional, probablemente serán las que tengan más complicaciones de aquí a 1-3 años.
  4. Los cambios no tendrán un impacto a corto plazo sobre los negocios de ADR que cotizan en EE.UU., pero podrían afectar a la forma en que adquieren, almacenan y comparten datos a medio plazo.
  5. Esperar más cotizaciones en Hong Kong y la conversión de ADR chinos que cotizan en EE.UU. a acciones H.
  6. Es probable que entidades de interés variable (VIE) que cotizan en Estados Unidos, como Alibaba y Baidu, no se vean obligadas a reestructurar sus negocios, pero podrían verse obligadas a proporcionar más información sobre sus entidades de control.
  7. La incertidumbre a corto plazo que existe en torno a esta situación podría reducir o retrasar la inversión de capital privado estadounidense en empresas chinas si a las compañías de capital privado les preocupara el hecho de poder deshacerse de sus posiciones.
  8. Las acciones que cotizan en la Bolsa de Hong Kong se verán menos afectadas que las que cotizan en territorio estadounidense, puesto que las cotizaciones en EE.UU. se examinarán más rigurosamente.
  9. Hong Kong también podría implementar nuevas reglas relacionadas con las cotizaciones de SPAC para impedir que las empresas utilicen una empresa de adquisición con propósito especial para “eludir” las nuevas reglas de OPI.

La opinión de Benzinga

El Partido Comunista Chino (PCCh) se esfuerza para equilibrar su deseo de mantener el poder absoluto sobre las corporaciones chinas con su necesidad de inversión externa para impulsar el crecimiento económico. La represión de Didi inmediatamente después de su OIPI de EE.UU. supuso un duro golpe para los inversores estadounidenses.

Ahora el PCCh corre el riesgo de que los inversores minoristas y las empresas de capital privado estadounidenses puedan ver las empresas chinas como compañías totalmente tóxicas, lo que podría reducir significativamente el acceso de China al capital estadounidense.