ENTREVISTA: Lecciones aprendidas durante casi cuatro décadas

Entrevista acerca de las lecciones a tener en cuenta para operar en el mundo del trading y la bolsa de valores

ENTREVISTA: Lecciones aprendidas durante casi cuatro décadas
17 min de lectura

Esta entrevista ha sido publicada en la última edición de la revista TRADERS’ donde podrás leer tanto la original como otros artículos de interés.

¡Recibe notificaciones de las últimas noticias, artículos y mucho más!

Entrevista a Pablo Gil. Puedes encontrar más información sobre él en el sitio web: https://www.youtube.com/c/PabloGilTrader

Para ser un gestor o trader de éxito uno debe curtirse en los mercados financieros durante muchos años. Las crisis financieras son como masters acelerados donde se descubre hasta qué punto importa el sentimiento de los inversores, la psicología de masas y el comportamiento irracional. Siempre se piensa que esta vez va a ser distinto, pero tras casi cuatro décadas gestionando todo tipo de activos en el mercado he llegado a una conclusión aplastante: el mercado y sus circunstancias pueden cambiar, pero los inversores seguimos repitiendo las mismas pautas y ciclos con independencia del momento en el que nos encontramos, y por ello se puede desarrollar una metodología que nos permita evitar los momentos más peligrosos del mercado o bien utilizarlos a nuestro favor.

Hola Pablo, ante todo gracias por concedernos esta entrevista. Lo primero, la pregunta de rigor: ¿cómo decidió meterse en esto de la bolsa



¿Quieres hacer trading de criptomonedas? ¡En la plataforma eToro puedes operar con más de 60 criptomonedas diferentes!

Bueno yo comencé con 20 años a trabajar en la Tesorería del Banco Santander. Allí no me estrené con la bolsa sino con los mercados monetarios, mercados de divisas, renta fija, entre otros. Por aquel entonces, 1987, no había internet, ni Windows, ni siquiera discos duros. El acceso a los datos de mercado estaba restringido a los profesionales, y la tecnología que se podía ver en la tesorería de una entidad financiera como Banco Santander era “ciencia ficción” para un joven como yo, pese a que ahora nos parecería el paleolítico. Quedé fascinado con las cifras que se manejaban en la operativa, los ordenadores, los teléfonos, las centralitas con decenas de botones para llamar al bróker, con las gigantescas grabadoras que registraban todas las conversaciones, con los interfonos, con esa atmósfera futurista en general.

¿Cómo definiría su forma de abordar el trading?

Yo dediqué muchos años de mi carrera profesional a desarrollar sistemas de trading automáticos, porque creé y dirigí el departamento de análisis técnico y cuantitativo de Banco Santander. En aquella época, 1990, nadie hablaba de análisis técnico, pero había una empresa española llamada Expert Timing Systems, que trabajaba mano a mano con expertos en EE. UU. donde sí llevaban décadas utilizando análisis técnico, y esa fue mi plataforma de aprendizaje principal. Durante muchos años monté sistemas de trading automáticos con los que gestioné carteras diversificadas en todo tipo de activos. Ese periodo fue crucial para entender en profundidad el comportamiento de los indicadores técnicos, la importancia de la disciplina en el trading y porqué la gestión monetaria marca la diferencia entre un trader exitoso y otro que no lo es. En el año 2000 me marché de Banco Santander para montar el primer Hedge Fund con regulación española junto a otros tres socios particulares y BBVA como socio corporativo. En ese proyecto aprendía a confrontar análisis técnico, macro y fundamental para tomar decisiones de inversión. Pasé de una toma de decisiones completamente automática y objetiva a otra donde la subjetividad era mayor, y además había que combinarla con otro tipo de análisis distinto al técnico. 

¿Cuánto duró ese proyecto?

Ese proyecto duró 13 años, hasta que vendimos nuestra participación a BBVA. Han pasado casi 36 años desde los inicios, y si alguien me viese invertir o hacer trading hoy pensaría que utilizo criterios muy básicos. Creo que he sintetizado más de tres décadas de aprendizaje en una metodología sencilla donde prima el análisis macro y fundamental como marco para entender las oportunidades y los riesgos a medio y largo plazo, y el análisis técnico como herramienta que me permite determinar el momento exacto de entrada y salida, es decir, el timing de mis estrategias. 

¿Puede darnos más detalles sobre cómo implementar sus estrategias?

Me gusta tener claro dónde va a haber una gran oportunidad antes de que se plasme en una realidad. Por ejemplo, me salí de la bolsa en febrero de este año porque la situación era absurda en términos de valoración, y porque había señales claras de que la inflación se estaba descontrolando después de incrementar tanto la oferta monetaria en un entorno de cuellos de botella en la oferta. Este escenario era igual de válido en diciembre de 2021 pero no comenzamos a consolidar estructuras de vuelta hasta febrero de 2022, y de ahí que tomase la decisión entonces y no antes. Actualmente estoy empezando a invertir en renta fija de largo plazo en EE. UU. porque creo que la recesión que va a producirse provocará una inversión profunda de la curva de tipos, y, por tanto, el desplome de los bonos de más de 20 años de duración ya son una oportunidad en mi opinión. A medida que se confirmen estructuras de vuelta completaré la inversión. Por otro lado, considero que no ha habido una capitulación en la bolsa pese a haber caído ya más de un 20%. El motivo es que todavía no se ha producido un movimiento de pánico en la volatilidad, los spreads de crédito entre “high yield” y bonos de alta calidad siguen demasiado bajos, la correlación entre sectores de la bolsa no ha alcanzado las cotas que suele alcanzar cuando los inversores huyen del mercado, tampoco veo salidas netas de bolsa o “outflows” pese a que en 2021 registramos “inflows” históricamente altos, no hemos llegado a niveles de corrección similares a los que se han registrado anteriormente ante fuertes desaceleraciones económicas y aun menos ante recesiones, no creo que se haya trasladado todavía el daño de la subida de tasas de interés a la evolución económica. Pero durante los próximos trimestres, si la bolsa baja entre un 40% y un 50% surgirá una gran oportunidad de inversión en renta variable. El análisis técnico me ayudará a determinar el timing de unas ideas que desde el punto de vista macro y fundamental tienen mucho sentido.

En el largo plazo estaremos todos muertos, dijo Keynes. ¿Cómo mide Ud. “el largo plazo?

Cuando digo que invierto a largo plazo me refiero a esas estrategias que voy a mantener durante más de un año. Por tanto, no reviso las posiciones todos los días sino tal vez una vez al mes. En algunas ocasiones te ves obligado a acortar la duración y en otras a alargar la estrategia en el tiempo porque está funcionando muy bien y no hay motivo para cerrarla todavía.

Todo trader se ha arruinado alguna vez o ha pasado por un momento realmente difícil, en el que ha estado a punto de perderlo todo. Cuéntanos cómo fue ese momento en tu caso.

Cuando lanzamos nuestro propio Hedge Fund junto a BBVA invertimos todo nuestro patrimonio en el fondo, con las mismas condiciones que cualquier otro cliente, y ahí si podíamos haber sufrido pérdidas importantes, pero nuestro perfil era muy conservador, es decir, al tratarse de un fondo Market Neutral financiero no buscábamos exposición neta alcista o bajista, sino posiciones relativas entre valores y a veces entre índices. Nuestro objetivo era obtener Euribor + 3% después de comisiones. Ese perfil era muy demandado por la banca privada o patrimonial que no espera ganar mucho, sino que buscaba batir a la inflación año a año con muy poco riesgo. Por tanto, nuestro modelo de inversión no corría el riesgo de “ruina”, y prueba de ello es que, siendo un fondo financiero, en 2008 el sector de bancos cayó un 90% y nuestro fondo ganó ese año más de un 3%. Pero una cosa es el resultado final y otra la tensión que vivimos. Creo que nunca he dormido menos y he estado más estresado que durante la gran crisis financiera. 

Si estuviera empezando como trader hoy, sabiendo lo que sabe ahora, ¿qué haría de manera diferente a la primera vez?

Creo que la experiencia me ha mostrado que al margen del análisis macro, fundamental y técnico hay un aspecto que debemos aprender a interpretar o leer porque es crucial para tener éxito en esta actividad: la psicología o sentimiento entre los inversores. El mercado puede vivir lejos de la realidad durante mucho tiempo, y es el sentimiento lo que determina cómo de absurda llegará a ser la situación en un momento determinado. Esto aplica tanto a los excesos por arriba, “burbujas”, como por abajo “crisis”. Si tenemos en cuenta que en esas dos situaciones es donde surgen las dos mejores oportunidades de inversión a largo plazo, merece la pena aprender a interpretar qué está ocurriendo, y cómo puede generarse un cambio en el sentimiento de los inversores que a la postre generará un cambio de tendencia.

¿Qué tipo de conceptos erróneos tiene la gente sobre los mercados?

Con frecuencia me encuentro gente que piensa que los mercados son eficientes, que descuentan los fundamentos con racionalidad, cuando realmente el mercado se excede por arriba y por abajo más veces de las que cotiza en torno a su punto de equilibrio. Creo que los “animal spirits” explican el 75% de lo que ocurre. Hay otros factores que creo que la gente no computa como es debido, como por ejemplo hasta qué punto han “manipulado” los mercados los bancos centrales reduciendo las primas de riesgo desde hace un par de décadas. O cómo las políticas de “share buybacks” o recompra de acciones por parte de compañías del S&P500 ha distorsionado la valoración de un índice de renta variable que es referencia para el mundo entero. Tal vez estamos a las puertas de descubrir todo esto durante este 2022 y 2023.

Si el trading es emocionalmente tan insatisfactorio, ¿la única razón para hacerlo es la financiera?

Para mí no es insatisfactorio, pero sí es agotador y estresante, ya que requiere una concentración constante. Cuanto más cortoplacista eres más exigencia entraña. Tal vez por eso yo prefiero el “swing trading”, porque me permite alejarme un poco del día a día. Pero la razón por la que hago esto no es solo financiera. Lo que más me atrae es que representa un reto, una forma de autoexigencia continua. Pocos trabajos se llegan a dominar tan poco como el trading. Nunca sabes si vas a tener un gran día o lo contrario cuando te sientas delante de la pantalla, de modo que tienes que dar el 100% siempre. Eso es algo que a mí me gusta mucho.

Definiendo ludopatía seria un “trastorno en el que la persona se ve obligada, por una “necesidad” incontrolable, a jugar y apostar, de forma persistente y progresiva, pero ¿cómo se puede evitar dicha situación y dedicarse a la especulación en sí?

Durante los últimos años hemos visto cómo se ha producido la democratización del trading. Cualquiera puede abrir una cuenta online en un bróker, acceder a información de primer nivel de forma gratuita e invertir con unas comisiones bajísimas. Eso ha acercado esta actividad a gente que no tiene ningún conocimiento de mercado, y la publicidad engañosa de internet les ha convencido que ganar dinero haciendo trading es muy fácil. La mayoría de esos inversores, o supuestos traders, perderán lo que tienen en menos de un año, pero es porque han comenzado a asumir riesgos sin haberse preocupado antes de adquirir unos conocimientos mínimos. Algunos de esos inversores podrían asimilarse a ludópatas, o especuladores sin conocimiento que hasta que no lo pierdan todo no van a dejar de intentarlo. Pero hay otra parte importante de gente que se ha visto atraída a esta actividad, que simplemente pensaban que esto iba a ser más fácil, y con el tiempo abandonarán la actividad cuando descubran la realidad del trading.

¿Cuál es un buen método para hacer frente mentalmente a las pérdidas históricas que se producen una y otra vez?

Lo primero que debes grabarte a fuego en la cabeza es que esto es una carrera de fondo no un esprint. No se deja de aprender nunca, y durante tu experiencia en los mercados descubrirás que las rachas malas y las buenas son parte de este juego, son inevitables y nos afectan a todos. Asumir que habrá momentos duros en el futuro, y hacerlo antes de que lleguen, es un primer paso. Y saber que atravesarás por otras fases en las que parece imposible fallar y no por eso eres invencible, es crucial. Para mí la disciplina es vital, es lo que me ha permitido llegar hasta aquí, y me refiero a respetar mi metodología, mis stops y mis “take profits” siempre. Todo buen trader debe tener frialdad y no dejarse llevar por las emociones del momento, hay que poner las cosas en perspectiva siempre.

¿Qué porcentaje de su trading se determina automáticamente por los patrones o sistemas específicos que puede que utilice?

Hoy en día uso una metodología que combina análisis macro, fundamental y técnico, lo que hace que las decisiones tengan un componente subjetivo mucho más alto. Eso complica a veces las cosas, pero también las hace más entretenidas.

Echemos un vistazo a los NFTs y Metaverso: ¿productos de moda o el futuro?

Estamos a las puertas de muchos cambios, lo cual no quiere decir que todo lo que vemos hoy vaya a tener éxito. Creo que el metaverso lleva con nosotros muchos años, en la forma en que se juega, en cómo nos comunicamos cada vez más en el plano virtual y no tanto en el plano físico. Mi hijo está terminando un máster en realidad virtual y aumentada y se pasa el día programando para entornos de este tipo con unas gafas óculus. Hasta que no me puse las gafas yo, no fui consciente del nivel de inmersión que se consigue en un mundo ficticio. Estamos a las puertas de algo que nos va a cambiar la forma en la que hacemos las cosas, del mismo modo que la llegada de internet cambio nuestra forma de relacionarnos y de hacer transacciones comerciales en el mundo. 

¿Cuál es la puerta a unas oportunidades infinitas que abre web3? ¿Eres partidario de su gran potencial?

Si, soy un gran defensor de su potencial. Creo que durante las próximas décadas se desarrollará un entorno con menos límites, más global si cabe, y será curioso porque tendremos la sensación de gozar de una mayor libertad, aunque la realidad será la contraria, estaremos cada vez más controlados. El mundo digital permite conocer nuestros gustos, hábitos, pautas de consumo e inversión, cuándo y cuánto gastamos, en qué lo hacemos, a dónde vamos, etc. Dejamos un camino de migas de pan que para los que saben leerlo pueden conocer sobre nosotros más de lo que estamos dispuestos a admitir.

Crónica de una muerte anunciada para Bitcoin et al. ¿Demasiado pronto para decirlo?

Las divisas FIAT llevan depreciándose desde hace décadas, y durante los últimos dos años a un ritmo sin precedentes. Eso se debe a que los bancos centrales han incrementado la oferta monetaria como nunca antes, lo que hace que la capacidad adquisitiva de nuestro dinero se reduzca a velocidad de vértigo. Bitcoin es una alternativa como refugio de valor a largo plazo. No podemos decir que se trate de una alternativa como medio de pago dada su extrema volatilidad y su escasa aceptación a nivel mundial en las transacciones normales del día a día. Pero tiene a favor que su masa monetaria está restringida a 21 millones de monedas. Se trata de un activo que está en sus albores, solo tiene 12 años de historia y durante ese tiempo ha vivido en un entorno donde todos los activos de riesgo subían. Pese a ello, Bitcoin ha atravesado por tres correcciones en su historia de 93%, 85% y 84% y luego ha conseguido marcar nuevos máximos históricos. Ahora que se pronostica un alto riesgo de entrar en recesión veremos qué tal se comporta este tipo de activos, pero me sorprende que la gente se lleve las manos a la cabeza por una corrección del 75% cuando ya hemos vivido correcciones mayores anteriormente sin que eso haya supuesto un problema para la viabilidad de esta criptomoneda.

¿Crees que estamos a las puertas de una crisis financiera que hará sombra a la de 2008?

Creo que hemos incurrido en demasiados desajustes durante la última década como para que se puedan arreglar sin una gran crisis. Por desgracia, la pandemia y la guerra han sido las gotas que han colmado un vaso que ya estaba absurdamente lleno, de endeudamiento crónico, de tipos de interés al cero por ciento o con tasas negativas de forma estructural, con un desprecio absoluto por las primas de riesgo en general, con un intervencionismo extremo de los bancos centrales, con unos gobiernos que han creído que se pueden endeudar cada vez más sin que tenga repercusiones futuras, con unos inversores que han creído que las tendencias alcistas son casi permanentes. Por desgracia muchos particulares se han unido a esta fiesta en la fase final, en 2021, y ahora llegará el shock de realidad y para la mayoría no va a ser divertido. A diferencia de otras crisis donde los bancos centrales salían al rescate tan pronto las cosas se ponían feas, ahora la lucha contra una inflación desatada es la prioridad, y eso cambia las reglas del juego de las últimas dos décadas. No creo que mucha gente entienda esa diferencia tan importante, y por eso espero que esta crisis sea muy dura.

Mucha gente lleva años comparando el BTC a oro en cuanto a su función de almacenamiento de valor. Aunque el oro sostenible mantiene su valor, la aceptación de los traders ha crecido y decaído en las últimas décadas. ¿Cómo ve usted la evolución de su precio en los próximos años frente a la inflación que ha llegado para quedarse?

Comparar el oro, que lleva siglos entre nosotros demostrando que es un almacenamiento de valor, a pesar de todas las vicisitudes que ha atravesado la existencia del ser humano, con Bitcoin que tiene doce años de vida creo que es poco sensato. A mi me gusta Bitcoin como inversión a largo plazo, pero no debemos comparar peras con manzanas. Respecto al oro me ha sorprendido que no haya tenido un mejor comportamiento dado que las tasas de interés reales están en niveles históricamente negativas, y eso es algo que siempre ha favorecido al oro. Pese a ello, me sigue gustando como inversión a largo plazo, lo que no implica que pueda atravesar por periodos correctivos severos. Este año, sin haberlo hecho bien, ha sido el menos malo si lo comparamos con lo que ha ocurrido con la bolsa, las materias primas o los bonos.

En la vida no todo es negocios y dinero. ¿Qué recomendaría hacer para alejarnos de las pantallas?

Cada uno debe desarrollar sus propios pasatiempos. Cuando me siento saturado me gusta salir a montar en bicicleta, o jugar al ping pong con mis hijos, también me llena mucho leer o ver películas, y por supuesto, quedar con la familia y con amigos. No debemos olvidar que esta actividad del trading es muy absorbente, y es crucial saber dar respiro a la cabeza haciendo otras cosas que te oxigenan o acabarás por quemarte y tomar malas decisiones de inversión.  

¿Quieres hacer trading como un profesional? Prueba GRATIS la Newsletter Premium 4 en 1 de Benzinga España con acciones, breakouts, criptomonedas y opciones.