‘Rápida’ acumulación de deuda en China, ¿inminente crisis financiera?

La reciente acumulación de deuda de China hace que la Reserva Federal de Nueva York se pregunte si el país puede evitar una crisis financiera en próximos años

‘Rápida’ acumulación de deuda en China, ¿inminente crisis financiera?
5 min de lectura

La reciente acumulación de deuda de China tras la pandemia de la Covid-19 hace que los investigadores del Banco de la Reserva Federal de Nueva York se pregunten si el país puede evitar una crisis financiera en los próximos años.

¡Recibe notificaciones de las últimas noticias, artículos y mucho más!

Las consecuencias de una crisis china pueden afectar a todo el mundo, ya que un mal giro para la segunda economía más grande del mundo probablemente se repetiría en la mayoría de los mercados.

China ya había estado jugando con altos niveles de crédito como una forma de navegar por la inestabilidad financiera global y local. El país adquirió una deuda sustancial como estrategia para atravesar los años posteriores a la crisis financiera de 2008 y había logrado controlar su índice de deuda para 2018.

El de hoy, es un escenario diferente. El enfoque de la pandemia y de cero-COVID llevó al país a adquirir casi el 30% de su PIB en deuda solo en 2020.



¿Quieres hacer trading de criptomonedas? ¡En la plataforma eToro puedes operar con más de 60 criptomonedas diferentes!

“Mientras que otras economías importantes del mundo ahora están ajustando sus políticas monetarias, se espera que la deuda general en China vuelva a aumentar en 2022 para estabilizar el crecimiento”, tal y como han escrito los asesores de política internacional de la Fed de Nueva York, Hunter Clark y Jeffrey Dawson.

A finales de 2021, el crédito total de China era casi el 290% de su PIB para el sector no financiero, incluido el crédito corporativo, doméstico y gubernamental.

El sector empresarial ha sido el mayor prestatario, tomando crédito por el 153% del PIB. Los estímulos relacionados con la pandemia fueron en parte responsables de este rápido aumento del endeudamiento empresarial.

La deuda de los hogares también está aumentando a niveles incómodos. Según los autores, la deuda de los hogares de China (en comparación con el PIB) es comparable a la de las economías desarrolladas, situándose por encima de la mediana de las economías de la OCDE.

La mayor parte de esta deuda de los hogares —que equivale al 62% del PIB del país— proviene de préstamos hipotecarios.

Sistema financiero y político de China

Clark y Dawson sugieren que “la rápida acumulación de deuda suele ir seguida de crisis financieras o, al menos, de períodos prolongados de crecimiento económico mucho más lento”.

El sistema financiero y político de China le ha permitido navegar esta crisis de la deuda con más éxito que el que tendría una economía democrática y capitalista clásica.

La capacidad del Partido Comunista para influir en su propia economía es muy fuerte, respaldada por la propiedad estatal de la mayoría de los bancos y varias medidas en curso para protegerse de los choques externos.

Sin embargo, como cualquier economía, China no es inmune a las crisis financieras.

El aumento actual en el crédito es una señal de que la economía de China podría estar contrayéndose.

Relación capital-producto

Otro factor es la creciente relación capital-producto. Esta es la medida de cuánto está creciendo el PIB del país en relación con el capital que inyecta en la economía, lo que significa que cada vez es más caro para China crecer a las mismas tasas que ha crecido en el pasado.

De manera similar a muchas otras economías en crecimiento, la población de China está envejeciendo, agregando peso adicional a una población en edad laboral cada vez más reducida.

La interrupción actual en las cadenas de suministro globales también es motivo de preocupación para el comercio chino. Esto podría hacer que el motor de exportación de China “reduzca su marcha a una tasa de crecimiento similar a la del comercio mundial, o tal vez incluso más baja”, dicen los analistas.

¿Qué acciones podrían verse afectadas?

Una recesión de la economía china afectaría a casi todos los sectores, ya que China se ha convertido en un importante socio comercial para la mayoría de las economías del mundo, incluidos EE.UU. y la Unión Europea.

China es el mayor proveedor individual de importaciones de EE.UU. y el tercer mayor importador de productos fabricados en EE.UU., lo que lo convierte en el mayor socio comercial de ese país.

Los últimos datos disponibles ponen en duda 758.000 puestos de trabajo en EE.UU. en función de las importaciones y exportaciones con China.

Sin embargo, el impacto se sentiría más directamente en las empresas chinas y en aquellas que dependen directamente de una economía china saludable.

Varias empresas chinas cotizan recibos de depósito estadounidenses en las bolsas estadounidenses. Los precios de sus acciones probablemente se verían afectados por una crisis financiera. Éstas incluyen:

  • El gigante del comercio electrónico, venta al por menor, Internet y tecnología Alibaba (NYSE:BABA).
  • Los fabricantes de vehículos eléctricos, Nio (NYSE:NIO), LiAuto (NASDAQ:LI) y Xpeng (NYSE:XPEV).
  • La compañía multinacional de viajes en línea Trip (NASDAQ:TCOM).
  • El gigante de Internet y la inteligencia artificial Baidu Cía (NASDAQ:BIDU).
  • El desarrollador de tecnología agrícola y alimentaria Pinduoduo (NASDAQ:PDD).

Imagen: Horizonte de Shanghái por Shutterstock.