¿Afectará el precio del níquel al boom de los coches eléctricos?

El mercado del níquel se ha visto sumido en el caos, ya que los precios se dispararon a niveles sin precedentes antes de caer en picado

¿Afectará el precio del níquel al boom de los coches eléctricos?
5 min de lectura

El mercado del níquel se ha visto sumido en el caos en las últimas semanas, ya que los precios se dispararon hasta niveles sin precedentes antes de caer en picado debido a las preocupaciones sobre el suministro y un inesperado short-squeeze por parte de una de las siderúrgicas más grandes del mundo.

El níquel es uno de los elementos metálicos más comunes en el mundo que se utiliza para fabricar acero inoxidable, baterías, monedas y otras aplicaciones metálicas.



¿Quieres hacer trading de criptomonedas? ¡En la plataforma eToro puedes operar con más de 60 criptomonedas diferentes!

El conflicto entre Rusia y Ucrania ha hecho subir los precios del níquel

Rusia es uno de los mayores productores de níquel del mundo y suministra alrededor del 20% del níquel de clase 1 que se utiliza principalmente en la producción de acero inoxidable y baterías para coches eléctricos. Según datos de la firma de investigación de mercado Statista, Rusia fue el principal exportador mundial de níquel y productos de níquel en 2020, y suministró materia prima valorada en alrededor de 3.020 millones de dólares.

El conflicto entre Rusia y Ucrania ha generado temores de una crisis en el suministro de níquel después de que Rusia haya recibido una serie de sanciones económicas, y los importadores de otras materias primas rusas, como el petróleo, quieren evitan verse afectados por las sanciones.

El short-squeeze que disparó los precios

Además de las preocupaciones sobre el suministro inducidas por el conflicto en curso en Ucrania, el short-squeeze en el que se vio involucrado Tsingshan Holding Group, considerado el mayor productor de níquel del mundo, también fue responsable de la subida de los precios del níquel.

La empresa china tomó una posición en corto de 200.000 toneladas de níquel en la Bolsa de Metales de Londres (LME) y, como el precio del níquel subió durante los primeros días de la crisis de Ucrania, la posición en corto de la empresa se vio afectada y podría provocarle pérdidas de alrededor de 8.000 millones de dólares.

Recientemente, Tsingshan firmó un acuerdo con los bancos para evitar más márgenes de garantía, lo que le da tiempo para reducir su posición en níquel mientras los mercados se estabilizan.

La LME, obligada a detener el trading

Las preocupaciones en torno al short-squeeze y la escasez de suministro hicieron que los precios del níquel se dispararan más de un 50% hasta los 100.000 dólares por tonelada el 8 de marzo, significativamente por encima de los 25.000 dólares por tonelada de la semana anterior.

El aumento llevó a la LME a suspender el trading con níquel e imponer límites de precios para mantener la estabilidad.

Desde la reanudación de las operaciones, los precios han estado en caída libre debido a los bajos volúmenes de negocio y las preocupaciones sobre el estado de la posición corta de Tsingshan. Los precios de referencia a tres meses del níquel de la LME bajaron un 2,2% el martes a las 10:30 horas GMT hasta los 32.000 dólares por tonelada.

Níquel D1

¿Cómo puede afectar la volatilidad del precio del níquel a los fabricantes de coches?

La subida de los precios del níquel podría aumentar aún más los costes de los coches eléctricos, ya que el níquel es uno de los materiales clave que se utilizan para producir baterías de este tipo de vehículos. Adam Jonas, analista de automóviles de Morgan Stanley, advirtió recientemente que los coches eléctricos en EE.UU. podrían costar 1.000 dólares más como consecuencia del incremento de los precios del níquel.

Esto podría perjudicar a los márgenes de beneficio de los fabricantes de coches eléctricos y obstaculizar el crecimiento del floreciente mercado de estos vehículos en un momento en que mercados como China, Europa y EE.UU. están realizando su transición a los coches de nueva energía.

La escasez de níquel y los disparatados precios del metal han obligado a algunos fabricantes de vehículos eléctricos como Tesla (NASDAQ:TSLA) a buscar materiales alternativos para las baterías. A finales de febrero, el CEO de Tesla, Elon Musk, tuiteó que la mayor preocupación de la compañía con sede en Silicon Valley para escalar la producción de celdas de iones de litio era el níquel.

“Esa es la razón por la que vamos a cambiar los coches de autonomía estándar por cátodos de hierro”, explicaba Musk. Recientemente, Tesla ha subido los precios de sus coches Model 3 y Model Y en EE.UU. y en China (el mercado de vehículos más grande del mundo), debido al elevado precio de las materias primas.

Sus rivales chinos, entre los que se encuentran XPeng (NYSE:XPEV), Li Auto (NASDAQ:LI) y BYD (HKG:1211), también han anunciado subidas de precios para contrarrestar el aumento de los costes de las materias primas. Sin embargo, NIO (NYSE:NIO), otro competidor local, afirmaba la semana pasada que en este momento no planea subir los precios, después de que sus ventas se hayan quedado rezagadas con respecto a las de sus rivales XPeng y Li Auto durante cinco meses consecutivos.

¿Quieres hacer trading de criptomonedas? Accede aquí a la formación y recomendaciones que necesitas para operar con criptomonedas.