Shark Boy Fight Club: una versión única de los NFT y el metaverso

Para comprender el valor de los NFT, Benzinga ha hablado con Chris Ho de la iniciativa de arte de juegos digitales Shark Boy Fight Club

Shark Boy Fight Club: una versión única de los NFT y el metaverso
3 min de lectura

Ser no fungible es ser insustituible.

Los tokens no fungibles (NFT) son certificados digitales de propiedad que se pueden comprar y vender; la propiedad se puede transferir de una entidad en el blockchain a otra.



¿Quieres hacer trading de criptomonedas? ¡En la plataforma eToro puedes operar con más de 60 criptomonedas diferentes!

Estos NFT son tendencia porque los consumidores y productores buscan nuevas formas de intercambiar y mantener la transparencia de propiedad de los artículos que valoran.

Para comprender el valor de los proyectos NFT, Benzinga ha hablado con Chris Ho de la iniciativa de arte de juegos digitales Shark Boy Fight Club (SBFC), con sede en Los Ángeles.

Antecedentes

Los antecedentes de Ho no son los que cabría esperar. El nativo de Hong Kong llegó a EE.UU. para recibir educación en ciencias de la computación a principios de la década de los 2000.

Dada su pasión por la moda y el cine, Ho cambió su especialidad.

“Terminé graduándome en cinematografía y animación”, señala. “Inmediatamente después, me ofrecieron un par de trabajos en televisión y, después de eso, terminé en la moda durante una década”.

Sus experiencias, combinadas con un impulso empresarial innato, llevaron a Ho a fundar una agencia creativa y de desarrollo web que trabajaba con marcas como Juicy Couture.

Imagen: Chris Ho (derecha) apoyado en un superdeportivo.

Comienzo temprano

Ho escuchó por primera vez hablar de las criptomonedas en 2009 a través de un asesor financiero.

“Mi broker de acciones vino a mí y me dijo que bitcoin estaba como a 1 dólar, ¿qué piensas?”

Aunque Ho ignoró la inversión, luego se sumergió en el sector, aprendiendo sobre la tecnología blockchain, las finanzas descentralizadas (DeFi), la minería y el staking.

Además, cuando su trabajo y su familia lo llevaron a Los Ángeles, un centro para la creatividad, Ho se sumergió en la moda y el arte.

Con la popularidad emergente de los NFT, el empresario pensó que haría su intento en la expresión creativa dentro del espacio con el lanzamiento de Shark Boy Fight Club (SBFC).

SBFC es una colección de 8888 coleccionables digitales únicos, avatares de tiburones, que se basan en el blockchain de Ethereum (CRYPTO:ETH).

Quienes compran estos tokens pueden intercambiar, entrenar y competir con sus avatares en el FighterVerse de SBFC, un entorno similar a la realidad virtual 3-D del metaverso.

Además, los NFT de SFBF brindan membresía a los propietarios a fiestas exclusivas organizadas por la empresa y el merchandise.


Imagen: Avatares de SBFC.

El por qué

Los NFT, en sus casos de uso más básicos, son populares debido a su autenticidad, tal y como explica Ho.

“Debido al concepto de contrato inteligente, todo es transparente”, según ha informado a Benzinga.

Además, las regalías del mercado secundario permiten a los artistas obtener una parte de las ventas futuras.

“Ayuda a los movimientos porque la gente es dueña de esa propiedad intelectual”.

Pronóstico

La comunidad, por encima de todo, es lo que importa al equipo de SBFC.

La adición de FighterVerse, junto con el respaldo de celebridades, debería hacer que el esfuerzo sea más atractivo. Según Ho, en última instancia, la intención es involucrar y entusiasmar a las personas con los activos digitales y su potencial.

“Queremos construir una comunidad a la que la gente contribuya”, ha afirmado en referencia a las conversaciones que ha tenido con los seguidores del proyecto en las redes sociales y plataformas como Discord.

“Puedo vernos convocando #SharkTalks donde la gente de consejos e intercambie ideas de negocios”, señalaba también.

Echa un vistazo a SBFC en Twitter, Instagram y Discord.