Cómo la protección de datos cambia la industria de las fintech

Hacemos un análisis sobre la manera en que la protección de datos está cambiando la industria de la tecnología financiera

Cómo la protección de datos cambia la industria de las fintech
3 min de lectura

La industria Fintech es sólida. Se prevé que la tecnología financiera a nivel global se valorará en más de 300.000 millones de dólares para 2026. Market Data Forecast proyecta que el valor crecerá a una tasa compuesta de aproximadamente el 23% en los próximos cinco años.

Finanzas y Tecnología

Fintech es una combinación de soluciones en tecnología y servicios financieros. Las invenciones en este espacio han modificado y cambiado la forma en que operan las industrias globales. Limitan el espacio comercial y mejoran la experiencia del cliente al centrarse en él, lo que garantiza que el usuario esté satisfecho en lugar de pasar por alto las ganancias.

El espacio se ha convertido en una industria confiable que agiliza la plataforma comercial global al modificar los entendimientos comerciales. La industria de la tecnología financiera brinda soluciones en comercio electrónico, transferencia de efectivo, gestión patrimonial, banca, entre otros sectores. Este modelo de negocio reemplaza los servicios financieros tradicionales y cambia la forma en que las personas realizan transacciones.

Antes de la revolución Fintech, los comerciantes viajaban por todo el mundo con toneladas de efectivo y mercancías. Hoy en día, John, un comerciante de Nairobi, Kenia, puede comprar fácilmente productos de fabricantes en cualquier parte del mundo, establecer una cuenta de plataforma de comercio electrónico, vender productos a clientes en EE.UU. y recibir pagos electrónicamente a través de una billetera móvil o directamente en su cuenta. Esa es la belleza del Fintech.

Datos y Fintech

Las empresas de tecnología financiera tienen la información más valiosa. Hay una gran cantidad de datos en el espacio financiero global por valor de miles de millones de dólares. Estos datos deben protegerse para que las personas y las empresas estén a salvo de las vulnerabilidades. Las empresas que operan en esta industria invierten miles de millones de dólares en la creación de soluciones de alta tecnología, salvaguardando así su negocio y la información de sus clientes.

Estos proveedores de servicios aprovechan la experiencia del usuario para mantener el negocio en marcha y han incorporado otros avances para garantizar que los datos estén protegidos a toda costa. Los participantes combinan otras tecnologías avanzadas como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático para garantizar que sus sistemas tengan la máxima seguridad que evitará que los datos críticos caigan en manos de estafadores.

Por ejemplo, los proveedores de tecnología financiera utilizan IA a través de aplicaciones móviles para enseñar a los usuarios comportamientos financieros y quizás sus ubicaciones. Estos datos se recopilan a través de las aplicaciones de servicios financieros con las que los usuarios interactúan en dispositivos móviles. Estos datos son vitales para las empresas de tecnología financiera y les ayudan a predecir el comportamiento humano potencial, planificar productos futuros y tomar decisiones comerciales críticas. Las palabras no son suficientes para decir cómo los datos son vitales para esta industria, pero la gran pregunta es qué sucede cuando estos datos llegan a las manos equivocadas.

Miles de millones de dólares y las vidas de millones de personas están en riesgo si dichos datos se ven comprometidos. Los organismos reguladores supervisan y garantizan que las empresas no hagan un uso indebido de la información privada para proteger a los usuarios. Dichas autoridades brindan e implementan precauciones para facilitar el manejo ético y legal de los datos. En Reino Unido, la Autoridad de Conducta Financiera es el organismo encargado de garantizar que las empresas Fintech cumplan con la Ley de Protección de Datos de 2018.

La regulación de la tecnología financiera no ha traído serenidad a la industria, en cambio ha dado lugar a la invención de nuevas tecnologías que están interesadas en proteger los datos y la privacidad de los usuarios.