Líderes italianos y ruandeses se unen al llamamiento urgente para transformar los sistemas alimentarios del mundo en el inicio de la Pre-Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU

3 min de lectura

El primer ministro italiano, Mario Draghi, y el Presidente ruandés, Paul Kagame, subrayan la necesidad de enfoques más inclusivos, sostenibles y holísticos antes de la Cumbre de septiembre en Nueva York

ROMA, 27 de julio de 2021 /PRNewswire/ — El primer ministro italiano, Mario Draghi, y el presidente de Ruanda, Paul Kagame, encabezaron los llamamientos a los países para que se comprometan de forma decidida a transformar sus sistemas alimentarios durante los discursos de apertura de la Precumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU.

Estableciendo un paralelismo entre la pandemia del COVID-19 y la crisis mundial del hambre, el primer ministro Draghi pidió a los delegados, procedentes de más de 100 países, que se comprometieran a acabar con el hambre de 811 millones de personas en medio de un clima cambiante.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, añadió: “La pandemia, que aún nos asalta, ha puesto de manifiesto los vínculos entre la desigualdad, la pobreza, la alimentación, la enfermedad y nuestro planeta”.

En este contexto, el Presidente Kagame anunció una posición común para África, alineada con la Agenda 2063 del continente y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La posición se basa en cinco acciones que incluyen políticas como los programas de alimentación escolar, el desarrollo de mercados y la financiación, así como el fomento de las cooperativas de agricultores y la ampliación de los programas de redes de seguridad social.

“La comida nos une a todos, como familias, como comunidades, como culturas y como la humanidad”, dijo la Vicesecretaria General de la ONU, Amina Mohammed. “Ahora utilicemosla para unirnos en torno a la urgencia y las acciones necesarias para transformar nuestro mundo para 2030”.

En declaraciones preparadas de antemano, el Papa Francisco  dijo que eliminar el hambre por sí solo no era suficiente, insistiendo al mundo comprometerse a “diseñar sistemas alimentarios que protejan la tierra y mantengan la dignidad de las personas humanas en el centro.”

Denominada “Cumbre de los Pueblos”, ya ha iniciado un proceso de compromiso, sin precedentes, de un año de duración con más de 1.000 diálogos en los que han participado decenas de miles de personas en todo el mundo. Los resultados ofrecen la imagen más completa hasta la fecha de los retos interconectados existentes -desde el hambre y la pobreza hasta los medios de vida rurales, la salud y el desempleo juvenil-, así como de las oportunidades.

Al reflexionar sobre el diálogo nacional de Uruguay la Vicepresidenta Beatriz Argimón dijo que era necesario “celebrar y potenciar la increíble resiliencia de las mujeres y su papel clave para la transformación de los sistemas productivos”.

Los representantes de los jóvenes, los pueblos indígenas, los agricultores y las mujeres desempeñaron un papel fundamental en la Cumbre. Entre ellos se encontraba Cherrie Atilano, Presidenta de la agroindustria filipina AGREA, que declaró: “Queremos que los jóvenes tengan mejores opciones alimentarias. Los jóvenes tienen el poder de cambiarlo porque son el ahora, el actual y el presente”.

Peter Bakker, Presidente y Director General del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD), anunció una Declaración Empresarial que establece la ambición del sector privado de lograr sistemas alimentarios equitativos, netos y positivos para la naturaleza que puedan nutrir a todas las personas.