Los datos mundiales más recientes revelan casi 8 millones de muertes por fumar en 2019

15 min de lectura

– Los datos mundiales más recientes revelan casi 8 millones de muertes por fumar en 2019 y el 90% de los nuevos fumadores se vuelven adictos a los 25 años

  • El número mundial de fumadores sigue aumentando, y el tabaquismo causó casi 8 millones de muertes en 2019, incluida una de cada cinco muertes de hombres.
  • El 90% de los nuevos fumadores se vuelven adictos a los 25 años; evitar que los adolescentes comiencen a fumar es crucial para cambiar el curso de la epidemia para la próxima generación.
  • Los países deben cumplir con sus compromisos de adoptar y hacer cumplir políticas efectivas de control del tabaco, incluidos impuestos más altos sobre los productos de tabaco. Prohibir la publicidad del tabaco, incluso a través de las redes sociales, y los entornos libres de humo podría ayudar a prevenir aún más la iniciación a fumar entre los jóvenes.
  • Aunque la prevalencia mundial estandarizada por edad del tabaquismo disminuyó significativamente entre 1990 y 2019, no se observó un progreso similar para mascar tabaco, con una tasa de consumo ajustada por edad del 25% entre los hombres mayores de 15 años en el sur de Asia.

SEATTLE, 28 de mayo de 2021 /PRNewswire/ — Los datos más completos sobre las tendencias mundiales en el tabaquismo destacan su enorme coste para la salud mundial. La cantidad de fumadores en todo el mundo aumentó a 1.100 millones en 2019, y el tabaquismo causó 7,7 millones de muertes, incluida 1 de cada 5 muertes en hombres en todo el mundo.

De particular preocupación son las tasas persistentemente altas de tabaquismo entre los jóvenes, y más de la mitad de los países del mundo no muestran ningún progreso en la reducción del tabaquismo entre los jóvenes de 15 a 24 años. El 89% de los nuevos fumadores se vuelven adictos a los 25 años. Proteger a los jóvenes de la adicción a la nicotina durante este período crítico será crucial para eliminar el consumo de tabaco entre la próxima generación.

Utilizando datos de 3.625 encuestas representativas a nivel nacional, los tres nuevos estudios publicados en The Lancet y The Lancet Public Health por la colaboración Global Burden of Disease, dirigida por el Institute for Health Metrics and Evaluation, proporcionan estimaciones globales sobre la prevalencia del tabaquismo en 204 países en hombres y mujeres de 15 años o más, incluida la edad de inicio, enfermedades asociadas y riesgos entre fumadores actuales y exfumadores, así como el primer análisis de las tendencias mundiales en el consumo de tabaco de mascar.

Publicado antes del Día Mundial Sin Tabaco (31 de mayo), los autores piden a todos los países que adopten y apliquen con urgencia un paquete integral de políticas basadas en evidencia para reducir la prevalencia del consumo de tabaco y prevenir la iniciación, particularmente entre adolescentes y adultos jóvenes.

“El tabaquismo es un factor de riesgo importante que amenaza la salud de las personas en todo el mundo, pero el control del tabaco es lamentablemente insuficiente en muchos países del mundo. La persistencia alta prevalencia del tabaquismo entre los jóvenes en muchos países, junto con la expansión de nuevos productos de tabaco y nicotina, destacar una necesidad urgente de redoblar el control del tabaco. Si una persona no se convierte en un fumador habitual a los 25 años, es muy poco probable que se convierta en fumador. Esto presenta una ventana de oportunidad crítica para las intervenciones que pueden evitar que los jóvenes comiencen a fumar y mejorar su salud por el resto de sus vidas”, comentó la  profesora Emmanuela Gakidou, autora principal del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de Seattle, Washington. [1]

El creciente número de fumadores pone de relieve la ardua batalla en el control mundial del tabaco

Desde 1990, la prevalencia mundial del tabaquismo entre los hombres disminuyó en un 27,5% y en un 37,7% entre las mujeres. Sin embargo, 20 países vieron aumentos significativos en la prevalencia entre los hombres y 12 vieron aumentos significativos entre las mujeres.

En la mitad de los países, las reducciones en la prevalencia no han seguido el ritmo del crecimiento de la población y el número de fumadores actuales ha aumentado. Los diez países con el mayor número de fumadores de tabaco en 2019, que en conjunto comprenden casi dos tercios de la población mundial de fumadores de tabaco, son China, India, Indonesia, Estados Unidos, Rusia, Bangladesh, Japón, Turquía, Vietnam y Filipinas; y uno de cada tres fumadores de tabaco (341 millones) vive en China.

En 2019, el tabaquismo se asoció con 1,7 millones de muertes por cardiopatía isquémica, 1,6 millones de muertes por enfermedad pulmonar obstructiva crónica, 1,3 millones de muertes por cáncer de tráquea, bronquios y pulmón, y casi 1 millón de muertes por accidente cerebrovascular. Estudios anteriores han demostrado que al menos uno de cada dos fumadores a largo plazo morirá por causas directamente relacionadas con el tabaquismo y que los fumadores tienen una esperanza de vida media diez años menor que los que nunca han fumado.

Aproximadamente el 87% de las muertes atribuibles al tabaquismo se produjeron entre fumadores actuales. Solo el 6% de las muertes mundiales atribuibles al consumo de tabaco se produjeron entre personas que habían dejado de fumar al menos 15 años antes, lo que destaca los importantes beneficios para la salud de dejar de fumar.

En 2019 se consumieron 7,4 billones de equivalentes de cigarrillos de tabaco (la combinación de productos de tabaco ahumado incluye cigarrillos manufacturados, cigarrillos enrollados a mano, puros, puritos, pipas, shisha y productos regionales como bidis y kreteks), lo que equivale a 20.300 millones por día en todo el mundo. Los países con el mayor consumo por persona se encuentran principalmente en Europa. A nivel mundial, uno de cada tres hombres y una de cada cinco mujeres fumadoras consumen 20 o más equivalentes de cigarrillos por día.

15-24 años: una ventana crítica para cambiar el curso de la epidemia de tabaquismo

“Los estudios biológicos y de comportamiento sugieren que los jóvenes son particularmente vulnerables a la adicción, y dado que las altas tasas de abandono siguen siendo difíciles de alcanzar en todo el mundo, la epidemia de tabaquismo continuará en los próximos años a menos que los países puedan reducir drásticamente el número de nuevos fumadores que comienzan cada año. Con nueve de cada diez fumadores que comienzan antes de los 25 años, asegurarse de que los jóvenes permanezcan libres de humo hasta mediados de los 20 resultará en reducciones radicales en las tasas de tabaquismo para la próxima generación”, indicó Marissa Reitsma, autora principal de los estudios sobre el tabaquismo, IHME. [1]

En 2019, se estimaba que había 155 millones de fumadores de entre 15 y 24 años, lo que equivale al 20,1% de los hombres jóvenes y al 5,0% de las mujeres jóvenes a nivel mundial.

Dos tercios (65,5%) de todos los fumadores actuales empezaron a fumar a los 20 años y el 89% de los fumadores empezaron a fumar a los 25 años. Esto destaca una ventana de edad crítica durante la cual las personas desarrollan adicción a la nicotina y la transición para convertirse en fumadores establecidos.

En 12 países y territorios en 2019, más de uno de cada tres jóvenes eran fumadores actuales, incluidos Bulgaria, Croacia, Letonia, Francia, Chile, Turquía y Groenlandia, así como cinco islas del Pacífico.

A nivel mundial, la prevalencia del tabaquismo entre los jóvenes disminuyó entre 1990 y 2019 tanto entre los hombres jóvenes (-32,9%) como entre las mujeres jóvenes (-37,6%). El progreso varió entre los países y solo 81 lograron una disminución significativa en la prevalencia entre los jóvenes. Más de la mitad de los países no registraron cambios.

En muchos países, el progreso en la reducción de la prevalencia del tabaquismo no ha ido al mismo ritmo que el aumento de la población, lo que ha dado lugar a un aumento significativo del número de fumadores jóvenes. India, Egipto e Indonesia registraron los mayores aumentos absolutos en el número de fumadores varones jóvenes. Turquía, Jordania y Zambia registraron los mayores aumentos en el número de jóvenes fumadoras.

A escala mundial, la edad promedio a la que las personas comenzaron a fumar con regularidad es de 19 años. Las edades promedio de iniciación más jóvenes se observaron en Europa y las Américas, con la edad promedio de iniciación más joven en Dinamarca (16,4). Las edades medias de iniciación más antiguas se observaron en Asia oriental y meridional y África subsahariana, con la edad media de iniciación más antigua en Togo (22,5 años).

Reitsma añadió: “En particular, en los países donde la prevalencia del tabaquismo entre los jóvenes ha disminuido significativamente, la edad a la que las personas comienzan a fumar se ha mantenido constante a lo largo del tiempo. Esta es una evidencia alentadora de que las intervenciones previenen el tabaquismo por completo, en lugar de solo retrasar la edad en que la gente empieza a fumar”.

Se necesita una regulación más estricta del tabaco de mascar, particularmente en el sur de Asia

A nivel mundial, 273,9 millones de personas consumieron tabaco de mascar en 2019, lo que equivale a una prevalencia ajustada por edad del 6,5% entre los hombres y casi el 3% entre las mujeres mayores de 15 años. La mayoría de las personas (228,2 millones; 83,3%) que consumieron tabaco de mascar en 2019 residían en la región de Asia Meridional. La población más grande de personas que consumen tabaco de mascar se encuentra en la India con 185,8 millones de consumidores, lo que corresponde al 68% de todos los consumidores de tabaco de mascar a nivel mundial. Bangladesh, Nepal y Bután también tenían una prevalencia muy alta de consumo de tabaco de mascar.

“Los riesgos para la salud de mascar tabaco están bien documentados, incluida una fuerte evidencia de un mayor riesgo de cáncer oral. Si bien la prevalencia mundial del tabaquismo ha disminuido, mascar tabaco no lo ha hecho, lo que sugiere que los esfuerzos de control han tenido efectos mucho mayores en la prevalencia del tabaquismo que en mascar tabaco en algunos países. Se necesitan regulaciones y políticas más estrictas que se dirijan específicamente al uso de tabaco de mascar, especialmente en países del sur de Asia con alta prevalencia”, comentó Parkes Kendrick, autor principal del estudio sobre tabaco de mascar, IHME. [1]

La interferencia de la industria y el compromiso político menguante estancan la acción urgente sobre el control del tabaco

El primer tratado internacional de salud pública, el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT de la OMS), entró en vigor y se convirtió en ley internacional vinculante en 2005. El CMCT de la OMS describe intervenciones basadas en evidencias que incluyen la reducción de la asequibilidad de los productos de tabaco a través de impuestos, aprobando leyes integrales libres de humo, restricción de ventas a menores, que exijan advertencias sanitarias en los envases y que prohíban la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco.

Desde 2005, el CMCT ha sido ratificado por 182 partes, pero, en 2018, solo 62 países tenían políticas integrales libres de humo; 23 ofrecieron la gama completa de servicios de apoyo para dejar de fumar; 91 advertencias sanitarias pictóricas obligatorias; 48 tenían prohibiciones amplias de publicidad, promoción y patrocinio; y 38 tenían el nivel recomendado de impuestos al tabaco.

Los impuestos al tabaco son una medida muy rentable, especialmente cuando se combinan con un enfoque progresivo para redistribuir los ingresos de los impuestos a los programas de control del tabaco, la atención médica y otros servicios de apoyo social. Disminuir la asequibilidad es particularmente eficaz para reducir las tasas de tabaquismo entre los jóvenes.

Entre 2008 y 2018, la asequibilidad de los cigarrillos disminuyó en solo el 33% de los países de ingresos bajos en comparación con el 38% en los países de ingresos medios y el 72% de los países de ingresos altos. Los países de ingresos bajos y medianos enfrentan el desafío adicional del crecimiento de la población que expande su población fumadora. A pesar de esto, solo un país de bajos ingresos, Madagascar, grava el tabaco con la tasa recomendada por la OMS.

A medida que la industria tabacalera innova aprovechando las redes sociales, las estrategias de control del tabaco también deben evolucionar. Los sabores también pueden desempeñar un papel importante para atraer a los jóvenes al tabaco, en particular con la aparición del uso de cigarrillos electrónicos. Prohibir todos los sabores característicos, incluido el mentol, en todos los productos que contienen nicotina, incluidos los productos de tabaco ahumado, los productos de tabaco sin humo, los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco calentado es un enfoque prometedor para reducir la demanda entre los jóvenes.

La mayoría de los países tienen su edad legal de compra establecida en 16 o 18, pero tres cuartas partes de los fumadores comienzan a la edad de 21 años. Los autores señalan pruebas alentadoras de algunos estudios que muestran el impacto que puede tener el aumento de la edad legal de compra en las tasas de tabaquismo. A nivel mundial, la edad mínima de compra más alta observada a nivel nacional es 21, con seis países (Estados Unidos, Uganda, Honduras, Sri Lanka, Samoa y Kuwait) en este punto de referencia.

El doctor Vin Gupta, coautor de IHME, destacó: “A pesar de los avances en algunos países, la interferencia de la industria tabacalera y el compromiso político menguante han dado lugar a una brecha grande y persistente entre el conocimiento y la acción sobre el control mundial del tabaco. Prohibiciones de publicidad, promoción y el patrocinio debe extenderse a los medios de comunicación basados en Internet, pero solo uno de cada cuatro países ha prohibido por completo todas las formas de publicidad directa e indirecta. A pesar del vínculo claro con la iniciación de los jóvenes, menos de 60 países han promulgado prohibiciones parciales de sabor en los productos de tabaco. Cerrar estas lagunas es fundamental para proteger a los jóvenes de la influencia del tabaco”. [1]

Finalmente, los autores señalan limitaciones en los tres estudios, incluido que los datos sobre el consumo de tabaco son autoinformados, la edad de inicio puede estar sujeta a sesgos de recuerdo y los efectos sobre la salud del tabaquismo no incluyen la exposición al humo ajeno. Los análisis se centran en fumar productos de tabaco y masticar productos de tabaco y no reflejan los cigarrillos electrónicos (y otros sistemas electrónicos de administración de nicotina) ni los productos de tabaco calentados.

En un comentario relacionado, Alan Blum y Ransome Eke, de la Universidad de Alabama, Tuscaloosa, Estados Unidos (que no participaron en el estudio) escribieron: “Cómo abordar la pandemia mundial de tabaquismo se ha convertido en un dilema perpetuo. Control del tabaco, término adoptado por la academia de la década de 1990 para mantener a distancia el activismo radical de base contra el tabaquismo sigue inmersa en una investigación descriptiva que genera datos para respaldar las políticas destinadas a reducir el tabaquismo. Sin embargo, a diferencia de, por ejemplo, el control de los mosquitos, el vector (la industria tabacalera) sobrevive y prospera. Y, como un virus mutante, se adapta a los intentos legislativos y reglamentarios de obstaculizar la venta, la promoción y el uso de sus productos. Los impuestos o los impuestos al pecado no son necesariamente la política de control del tabaco más eficaz, pero decirlo conlleva el riesgo de burla. Los impuestos al cigarrillo podrían fijarse lo suficientemente alto como para aplastar a la industria tabacalera, pero ningún gobierno llegará tan lejos. Dependen de estos ingresos para reducir el déficit y para otras cosas además de frenar el tabaquismo… La industria tabacalera sigue siendo el principal obstáculo para el control del tabaco. Los fabricantes de cigarrillos de propiedad estatal —en particular, el monopolio del tabaco de China en el mercado de cigarrillos más grande del mundo— plantean un desafío enorme para la salud pública. Estados Unidos, Reino Unido, Japón, Corea, Suiza y Suecia, entre otros países, también albergan poderosas empresas tabacaleras… Cualquier esperanza de poner fin a la pandemia del tabaco radica en el compromiso de cada profesional de la salud para prevenir el tabaquismo, dejar de fumar e incidir en la prevención como la máxima prioridad”.

NOTAS A LOS REDACTORES
La investigación fue financiada por Bloomberg Philanthropies y la Bill & Melinda Gates Foundation.

[1] Cita directa del autor direct from author and cannot be found in the text of the Article.

Artículo sobre tendencias globales en el consumo de tabaco ( The Lancet http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(21)01169-7/fulltext  
Artículo sobre iniciación en la juventud ( The Lancet Public Health ) 
http://www.thelancet.com/journals/lanpub/article/PIIS2468-2667(21)00102-X/fulltext  
Artículo sobre tabaco de mascar ( The Lancet Public Health ) 
http://www.thelancet.com/journals/lanpub/article/PIIS2468-2667(21)00065-7/fulltext