La reafirmación del Genocidio de Armenia por parte del presidente Biden muestra a América en su mejor momento

6 min de lectura

WASHINGTON, 28 de abril de 2021 /PRNewswire/ — En el 106 aniversario del Genocidio de Armenia, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó de forma oficial que la masacre de 1,5 millones de armenios a manos de las autoridades turcas otomanas entre los años 1915 y 1923 fue un acto de genocidio. Esta afirmación supone un momento decisivo en la historia de Estados Unidos, ya que reafirma lo que ha sido la política estadounidense desde la creación de la Convención de las Naciones Unidas sobre el genocidio de 1948, como se refleja en el escrito de Estados Unidos presentado ante el Tribunal Internacional de Justicia, informó la Asamblea Armenia de América (asamblea). También se trata de un rechazo categórico a una campaña de negación bien financiada y de décadas del gobierno turco y un momento emblemático para con los derechos humanos.

Al publicar su declaración el día 24 de abril, durante el Armenian Remembrance Day, el presidente Biden honró la fecha simbólica del inicio del Genocidio de Armenia, cuando la dirección de la comunidad armenia dentro del Imperio Otomano fue arrestada, encarcelada y eliminada. El Genocidio de Armenia ha sido reconocido por 30 países y 49 estados de Estados Unidos. Está previsto que la acción estadounidense de hoy cree el espacio para que más países sigan su ejemplo y dispongan de una oportunidad para que Turquía acepte su pasado.

El reconocimiento del Poder Ejecutivo sirve como resultado para que los tres poderes del gobierno de Estados Unidos afirmen oficialmente el Genocidio de Armenia, tras una abrumadora votación de 405 frente a 11 en la cámara para aprobar una resolución sobre el Genocidio de Armenia en octubre de 2019, y por su aprobación en el senado por consentimiento unánime a fecha de diciembre de 2019.

El presidente Biden se mantuvo fiel a su historial documentado de 30 años de reconocimiento del Genocidio de Armenia, desde el momento en que empezó a trabajar como senador de Delaware, hasta su campaña presidencial del año 2020, cuando prometió: “Joe Biden reconocerá el Genocidio de Armenia, y conseguirá que los derechos humanos universales sean su máxima prioridad para realizar su administración de cara a evitar que nunca vuelva a producirse una tragedia de ese tipo”. Como senador, Biden fue uno de los partidarios más informados y diligentes en el uso del término de Genocidio de Armenia. Su presidencia en 1989 de la aprobación de dicha legislación por el Comité Judicial fue histórica por su resultado, pero también como un reflejo de su dominio de los hechos históricos.

El embajador de Estados Unidos en el Imperio Otomano, Henry Morgenthau, indicó en su informe fechado en julio de 1915 mostrado al Departamento de Estado de Estados Unidos y a la Casa Blanca que “se está llevando a cabo una campaña de exterminio racial con el pretexto de represalia contra la rebelión”. El embajador Morgenthau, que realizó sus funciones entre los años 1913 y 1916, hizo un llamado al gobierno de Estados Unidos y a las organizaciones humanitarias con el fin de parar el genocidio y enviar ayuda humanitaria a los supervivientes y refugiados.

Los cables del embajador Morgenthau, junto con los informes de testigos presenciales de cónsules, misioneros y empresarios estadounidenses, forman parte de las más de 30.000 páginas que documentan el Genocidio de Armenia, además de sus heroicos actos de intervención para salvar vidas. Gracias a sus esfuerzos realizados, se formó Near East Relief, y en ese momento se recaudaron más de 2.500 millones en dólares de la actualidad para ayudar a los supervivientes del primer genocidio del siglo XX.

En su momento, el antiguo presidente Theodore Roosevelt declaró que las atrocidades cometidas por los “turcos contra los armenios” eran “tan horrorosas que es difícil nombrarlas… personas cuyos niños pequeños son asesinados y sus mujeres son violadas”. En una carta enviada a Cleveland Dodge, quien dirigió la organización Near East Relief, autorizada por medio del congreso y con sede en la ciudad de Nueva York, el presidente Roosevelt declaró también que “se trata del mayor crimen de la guerra, y no actuar contra Turquía supone también condonarlo…”.

Ronald Reagan fue el primer presidente de Estados Unidos en utilizar la palabra genocidio para describir las atrocidades armenias durante su declaración en recuerdo del Holocausto el día 22 de abril de 1981: “Como el Genocidio de Armenia antes y el Genocidio de Camboya posterior, y como muchos otras persecuciones similares de demasiados pueblos – las lecciones del Holocausto nunca deben olvidarse”. El presidente Biden tuvo la valentía de dar a conocer lo que sus predecesores de los últimos 100 años siempre habían sabido.

“La asamblea, todos los armenios y nuestros amigos de todo el mundo muestran su profundo agradecimiento al presidente Biden por esta reafirmación del Genocidio de Armenia en honor a las víctimas, los supervivientes y el principio de los derechos humanos universales en todo el mundo”, explicaron todos los co-presidentes de la asamblea, Van Krikorian y Anthony Barsamian. “Ha sido una gran suerte el hecho de haber recibido la ayuda de innumerables personas destacadas y no tan destacadas, pero al mismo tiempo heroicas en lo que hace referencia a la promoción de la concienciación, la educación y la prevención del genocidio. Es triste saber que hoy no está entre nosotros, pero los sabemos, como todas las personas que están sinceramente comprometidas de cara a los derechos humanos, que ya están sonriendo con orgullo por la labor realizada por el presidente Biden y gracias a la histórica declaración realizada hoy”.

“La declaración del presidente Biden desempeña un tributo importante para las víctimas del Genocidio de Armenia y sus familiares”, añadió la presidenta de la asamblea, Carolyn Mugar.

En una carta fechada en septiembre de 2019 enviada a la asamblea por parte del presidente Biden, este último declaró: “Estados Unidos debe reafirmar, de una vez por todas, nuestro historial en relación al Genocidio de Armenia… Nunca hemos de olvidar ni guardar silencio en relación a esta campaña horrible y sistemática dedicada al exterminio que causó la muerte de 1,5 millones de hombres, mujeres y niños y la deportación en masa de 2 millones de armenios de sus hogares. Si no reconocemos, conmemoramos y enseñamos de forma tota a nuestros niños todo lo relacionado con el genocidio, las palabras “nunca más” ya no tendrán significado. Los hechos deben ser tan claros y poderosos para las generaciones futuras y también para aquellos cuyos recuerdos están quemados por la tragedia. El hecho de no recordar o reconocer algo tan grave como un genocidio solo allana el camino para futuras atrocidades en masa”.

“La afirmación del presidente Biden en relación al Genocidio de Armenia supone un hito fundamental en el arco de la historia en defensa de los derechos humanos”, indicó el director ejecutivo de la asamblea, Bryan Ardouny. “Al oponerse con firmeza a un siglo de negación, el presidente Biden ha trazado un nuevo rumbo. La afirmación del Genocidio de Armenia hace crecer la credibilidad de Estados Unidos y vuelve a comprometer a Estados Unidos con la causa de la prevención del genocidio a nivel mundial”.

Creada en el año 1972, la Asamblea Armenia de América, con sede en Washington, es la organización nacional más grande, y se dedica a la promoción de la comprensión y la conciencia pública de los problemas en Armenia. La asamblea es una organización no partidista, 501 (c) (3), y está exenta de impuestos.