Pros y contras financieros ante una Casa Blanca demócrata

Veamos las ventajas y desventajas para los inversores de acuerdo a este analista ante una ola azul en Washington

Pros y contras financieros ante una Casa Blanca demócrata
3 min de lectura

Este jueves, el SPDR S&P 500 ETF Trust (NYSE:SPY) tuvo una nueva ronda de recuperación, y los inversores tienen un ánimo claramente optimista con respecto a las perspectivas de la economía a corto plazo después de que los demócratas obtuvieran con éxito el control del Senado a principios de esta semana.

Si bien una “ola azul” del partido demócrata en Washington representa evidentemente un pronóstico alcista para el mercado de varias maneras clave, el director de inversiones de Commonwealth Financial Network, Brad McMillan, destacó el miércoles que existen ventajas y desventajas de que los demócratas dirijan el espectáculo.

Ventajas de la Ola Azul: El mayor beneficio que podemos encontrar a corto plazo para los inversores es que los demócratas ahora cuentan con un camino sin obstáculos para lograr medidas de estímulo más agresivas, incluida la posibilidad de cheques de estímulo de 2.000 dólares. Otra de las consideraciones que McMillan destacó es que el gobierno federal probablemente también proporcionaría la ayuda que tanto necesitan las gobernaciones a nivel estatal y municipal.

Enlace relacionado: 6 previsiones económicas clave para 2021

El experto señaló que a largo plazo los inversores pueden esperar un gasto de mayor tamaño en cuanto a infraestructura y una política comercial más constructiva luego de cuatro años de políticas aislacionistas de la administración Trump.

Desventajas de la Ola Azul: Aunque muchas empresas se podrían beneficiar de las políticas demócratas, el impacto de la ola azul no es del todo positivo.

McMillan comentó que los inversores deberían prepararse para impuestos más altos tanto a empresas como a personas particulares. El alza en las tasas de impuestos reducirá las ganancias y potencialmente afectará los precios de las acciones. Sumado a este factor, comentó que los demócratas probablemente impondrán mayor peso a las regulaciones contra los negocios, especialmente en las grandes empresas de tecnología.

Nada que temer: Aunque los partidarios demócratas tienen un camino claro sin duda para implementar sus políticas de cara a los próximos dos años, McMillan destacó que su escasa mayoría tanto en la Cámara como en el Senado debería evitar que aprueben una legislación demasiado radical.

“El propio presidente estadounidense, Joe Biden también es un centrista, más que cualquier otra cosa. Si bien los republicanos pueden haber perdido el liderazgo de ambas cámaras, todavía mantienen minorías dominantes que pueden bloquear cualquier cosa que se aleje de la corriente principal”, destacó McMillan.

La opinión de Benzinga: Si bien el partido rojo es considerado típicamente como el de las grandes empresas, el mercado de valores se ha desempeñado muy bien a lo largo de la historia bajo el liderazgo demócrata. Desde 1948, el S&P 500 ha devengado un rendimiento anual del 14 % en promedio durante los años en los que los demócratas han dirigido la Casa Blanca y ambas cámaras del Congreso.