AutoX: pionero en probar vehículos sin conductor en China

La empresa de vehículos autónomos AutoX, respaldada por Alibaba, es la primera en probar vehículos sin conductor en China 

AutoX: pionero en probar vehículos sin conductor en China
2 min de lectura

Shenzhen se ha convertido en la primera ciudad de China en probar vehículos autónomos sin intervención humana, según informa CNBC.

Lo que sucedió: La empresa china de tecnología de vehículos autónomos, AutoX, una startup respaldada por Alibaba Group Holding Ltd (NYSE:BABA), MediaTek y Shanghai Motors asumen el liderazgo mediante el despliegue de una flota de 25 vehículos sin tripulación en el centro de Shenzhen.

En China se están llevando a cabo varios proyectos de “Robotaxi”, pero estos vehículos tienen un conductor que puede tomar el control en caso de emergencia u operar el vehículo de manera remota.

AutoX ha realizado “pruebas de estrés” en los últimos seis meses para poner a prueba el rendimiento del vehículo en situaciones diferentes, dijo la compañía.

La startup tiene 100 Robotaxis en las calles de China, incluidos 25 vehículos sin tripulantes en Shenzhen, explicó a la CNBC la directora de operaciones Jewel Li.

El Robotaxi está disponible para empleados e invitados privados y aún no está abierto al público en general, apuntó el CEO Jianxiong Xiao.

Por qué es importante: La tecnología sin conductor de AutoX se encuentra en un momento crucial, ya que se dispone a probar los vehículos totalmente autónomos a nivel mundial. Según TechCrunch, AutoX ha obtenido permiso en San José (California) para comenzar las pruebas sin conductor, alcanzando a Waymo y Nuro, respaldados por Alphabet Inc (NASDAQ:GOOG) (NASDAQ:GOOGL).

“Tenemos un plan para los próximos seis meses a través del que nos expandiremos a 10 ciudades a nivel mundial”, dijo Li. La compañía considera que el sudeste asiático será el próximo mercado en alza.

Según Li, AutoX tiene una ventaja en el sudeste asiático en comparación con otras tecnologías sin conductor desarrolladas en Occidente porque las calles de Asia son similares a las de las ciudades chinas.

“Es casi una experiencia de ciencia ficción para la mayoría de nuestros conductores. Cuando compruebas en primera persona que el vehículo se conduce completamente solo, el nivel de emoción es abrumador”, dijo Li.

Imagen cortesía de: AutoX